ESCUELA HUMANOS

Vaya al Contenido

Menu Principal:

 


BIENVENIDOS AL CICLO ESCOLAR 2017



 
“Educar para la cooperación”

 
Comenzamos un nuevo año resignificando valores que creemos esenciales transmitir a los niños, es por ello que el eje que este año desarrollará la escuela es Educar para la cooperación.
Pensamos que compartir con el otro en el respeto mutuo, valorando lo que cada uno tiene para aportar y enriquecer al grupo es prioritario en las relaciones humanas.
Durante mucho tiempo y actualmente conocimos corrientes pedagógicas basadas en las competencias competitivas, donde el ser individual más apto compite con otros para sobresalir y ser el mejor.
En nuestra concepción de ser humano gregario es primordial entender al hombre en su red de relaciones mutuas conectado con otros.
A nuestro entender la educación debe fomentar el aprendizaje cooperativo, donde la heterogeneidad grupal sea dinámica, atenta, respetuosa, colaboradora, solidaria generando empatía con el otro.
El trabajo grupal cooperativo potencia aprendizajes en el que cada uno puede demostrar su estrategia de pensamiento y potenciar el proceso de otros. El saber se despliega en los recursos, en las estrategias docente, en la información y en compartir lo que cada una aprendió en relación al contenido, enriquecido por la comprensión y el aporte de los otros.
El trabajo cooperativo en grupo potencia aprendizajes y habilidades de diversos órdenes: interpersonal, intrapersonal, académicas, de autoestima, de seguridad, de confianza y de respeto mutuo.
En un mundo cada vez más individualista y competitivo, donde se ve al otro como un potencial enemigo, donde todos desconfiamos y nos defendemos de los demás, necesitamos recordar y comprender que somos una sola y misma especie, que no hay forma de que unos estén bien a costa de otros, ya que el malestar y el sufrimiento de unos nos impacta a todos.  Debemos entender que estamos conectados, relacionados, formando parte de una sola y misma trama. Que en cada parte esta expresado el todo y el todo está en cada parte.
En el grupo lo que le pasa a cada integrante impacta en los demás y modifica a los demás, todos estamos permanentemente modificándonos, nos afectamos los unos a los otros.
En una sociedad cooperativa, hay lugar para todos, las diferencias enriquecen, el otro no es una amenaza, ni un oponente. Al cooperar el otro es bienvenido, su presencia me enriquece, y el sentimiento de mutua consideración, empatía, respeto, nos calma y nos hace bien.
Puedo tomar el aporte del otro y aprender uno del otro y con los otros.
La competencia me aísla, promueve la agresividad, la idea de vencer al otro porque no hay para todos. En la competencia las metas no son compatibles, ganas vos o yo, con el sentimiento de temor y tristeza por la posible pérdida.
En la cooperación todos los aportes importan, aunque los roles sean diferentes, porque la meta es compartida.
Se valora la idea de unión. De conexión, hay un hilo invisible que lo conecta a todo y a todos.
Se valora la diversidad, los talentos, la particularidad de cada uno, mientras más participen mejor. Priorizando los objetivos comunes por encima de las metas individuales.
En el juego cooperativo el niño comparte, participa, colabora y aprende de los aportes de los demás.
Jugar con otro y no contra otro, jugar para superar en conjunto desafíos y no para superar a los otros.
El trabajo en equipo potencia el bienestar, al sentirse considerado, respetado, valorado y tenido en cuenta.
Cada ser humano es único e irrepetible y posee infinidad de ideas, emociones, sentimientos que puede compartir y desplegar con otro, donde cada individualidad suma al proceso grupal, logrando mejores metas y un producto final potenciado.
Valorar el trabajo cooperativo es esencial si proyectamos un futuro más humano, justo, equitativo donde cada aporte tenga su significado y se potencie con otros.
Cuando desarrollamos temáticas en una dinámica grupal cooperativa, solidaria, respetuosa de las ideas del otro el aprendizaje se potencia a diversos niveles del pensamiento.
Proponemos enfocar el valor de la cooperación para generar grupos más dinámicos, autónomos y solidarios e individuos con mayor capacidad de aprendizaje significativo y de autoconocimiento en un mundo más conectado.
 

Regreso al contenido | Regreso al menu principal